Leyenda de San Virila

Publicado por Juan José Sánchez Lainez , miércoles, 7 de mayo de 2014 9:42


El abad Virila








San Virila fue un monje nacido en las inmediaciones del monasterio de Leire, del que llegó a ser abad.
Un día de primaveral se interna en el bosque cercano leyendo un libro y cavilando sobre la eternidad. En la espesura del bosque aparece un ruiseñor, cuyos trinos lo deja prendado del canto del pájaro hasta que se adormece.
Cuando se despierta le cuesta encontrar el camino de vuelta hasta que al fin ve el monasterio al fondo. Al llegar a la portería, nadie le reconoce. Buscando en el archivo del cenobio encuentran un abad Virila “… perdido en el bosque …”, pero hacía trescientos años. Es entonces cuando en el monasterio son conscientes del milagro acaecido y en pleno Te Deum se abre la bóveda de la iglesia y se oye la voz de Dios “… Virila, tu has estado trescientos años oyendo el canto de un ruiseñor y te ha parecido un instante. Los goces de la eternidad son mucho más perfectos …”.

( caminodesantiago.org)